Me encantan las cartas y a estas las escribo para mis amigas. Espero que de paso las lea alguien más. No son «newsletters» sino algo así como «old-letters». Si quieres recibirlas, puedes ir aquí.

Retratos posibles o la utopía de la foto perfecta

Querida Anna

Vengo de caminar por Girona. Me inspira la ciudad. Esta que hemos elegido para pasar la adolescencia de mi familia y donde yo puedo estar semanas sin salir de sus límites porque no me aburro nunca.

Hoy he mirado los rincones con otros ojos. Hemos quedado contigo para una sesión de fotos donde la novedad es que yo seré el sujeto, la sujeta, e intento imaginar el escenario más afín.

Las imágenes tienen la intención de ilustrarme como profesional y la pregunta es la misma de siempre pero con otra excusa.

¿Quién soy? ¿Qué parte de mí quiero mostrar? ¿Qué capa? ¿Qué personaje?

No necesitaría ir al exterior. Lo lógico sería aparecer tras mi ordenador con manzanita (soy hipster natural dicen mis hij@s). Unos cuantos objetos significativos y armónicos. Mi paleta de colores corporativa.

Me dedico a ayudar con la tecnología. Desenfadada, con una sonrisa. Tengo buen rollo y mucha paciencia.

Uso unas gafas de 5 euros que compro por cantidades y voy dejando en sitios estratégicos. No las tengo asumidas aunque me sean imprescindibles para leer la carta en un restaurante, si no las llevo en el bolso tengo que pedir que me digan el menú en voz alta. ¿Me las pongo para la foto?

Intelectual y confiable. Madura y a la vez moderna.

Salgo de casa y empiezo el tour.

 

Los puentes de la ciudad son de postal. Las callecitas estrechas, de película. Las escaleras de la catedral, de serie. Una temporada de Juego de Tronos se rodó en ese y otros puntos clave que guías especializados desvelan a los fans. En Chef’s Table Jordi Roca asegura que es la mejor ciudad del mundo para vivir. Sus famosos helados calientes o con forma de nariz sirven sobre todo para hacer la foto de instagram antes de que se derritan.

Pasaba por aquí, y así, espontáneamente apareció este paisaje de fondo. Un poco desenfocado para que se vea que aún la protagonista soy yo. Cosmopolita. Urbanita. Turista a gusto.

Andando un poco más aparece esa combinación única de muralla semiderruida, árboles, musgo, sombras, piedra, monumentos, bancos para sentarse a leer con vistas panorámicas.

Atmósfera histórica y romántica. Mirada soñadora y un libro entre las manos. Soy sencilla y concentrada. Puedes confiar en mi eficiencia.

Siguiendo la ruta verde, a los pocos minutos estamos en el valle. Corre el hilo de un arroyo al fondo, el silencio y la penumbra dejan la ciudad muy lejos aunque se sepa tan cercana.

Un atuendo como de treking, unos pelos cuidadosamente fuera de lugar, mejillas arreboladas. Soy activa, incansable, amante de la naturaleza. Te sentirás a gusto con mis consejos.

Saliendo del bosque, volvemos al Barri Vell por el otro lado. Bares abiertos por todas partes, la temperatura es estupenda, hay gente y mesas en las terrazas.

Una copa en la mano, las luces encendidas.  Soy interesante, entretenida, me doy espacio para el relax.
Si trabajas conmigo también podrás disfrutar de calma y tiempo libre.

Vuelvo a casa. Cierro la puerta. Subo a darme una ducha.
Tras las capas y los personajes, miro esta que soy yo cuando nadie más me ve.

Querida Anna, lo siento. Sigo sin tener la menor idea de cómo sería un retrato que me retrate.

La profesional eres tú, ¿Qué me dices?

Un abrazo

Andrea

¡Ay Andrea!

Me maravilla tu creatividad tejiendo palabras, tu arte en comunicar de forma auténtica y divertida, directa. Me apuntaría a recibir tus mails en versión audio-carta para no perderme tu acento argentino que tanto me gusta.

 

Precioso recorrido te has marcado por Girona, puedo sentir todo lo que me cuentas.
Sí, cuando se trata de imaginar se me activa el sentir. Cuando estoy presente se me activan todos los sentidos, mi mirada se agudiza con la cámara.

 

Cualquier rincón de los que has localizado puede servir, sobre todo que estés a gusto, que estemos tranquilas, relajadas.

 

Lo que importará realmente es la magia que vayamos creando en este encuentro que está al llegar.

 

Te propongo charlar, cámara en mano, guiarte para que conectes hacia tu interior y me muestres tu luz soltando las formas, las ideas, las poses.

 

Mi reto es que te sientas cómoda conmigo (y mi cámara) y me permitas verte a través de tus ojos.

 

No soy mucho de retocar fulares, pelos… quizás porque me pierdo en la magia de la persona que tengo delante y lo demás me sobra, aunque también están bien estos detalles, prometo practicarlo 🙂

 

Te lanzo esta pregunta que una maestra me regaló un día,  para hacernos antes de empezar a retratar:

 

“¿para que?”

 

Y ahora ¿lo soltamos todo y jugamos?

  

Anna

Anna Bordonada Álvarez es una artista multidisciplinar que ha unido la danza a su viaje particular.
Además de explorar el movimiento a través de la fotografía, la escultura la impulsó a construir un laberinto de piedras, con paciencia y arte, durante medio año.
También autodidacta en webs muy visuales, me ha dejado acompañarla en los procesos de construirlas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies