blog

Artículos y guías

Autoestimadas, el primer episodio del podcast de Acompañadas

Autoestimadas, el primer episodio del podcast de Acompañadas

Si me conoces un poco sabrás que soy una fan de podcast, mi newsletter, mis cartas, se inspiran muchísimo en los audios de esta nueva manera de hacer radio. También los audiolibros. Así que paso gran parte de mi día con auriculares puestos.

Igual que las cartas, mi idea de un podcast surgió de las conversaciones con amigas. Tengo la suerte de rodearme de mujeres tan interesantes que me encuentro muchas veces pensando «seguro que a alguien más le encantaría escuchar este diálogo».

Modern love, una semana fuera de casa

Modern love, una semana fuera de casa

Es domingo. La vida parece redonda, sentada en este sofá, con un café recién hecho solo para mí, una guitarrita inocua sonando como telón de fondo. Acabo de leer un texto en el New York Times sobre una mujer conviviendo con su madre durante la pandemia. Podría ser una historia de miles, pero la suya me conmovió. Y sé que puedo mirar el cielo, comprar manzanas y caminar por la arena cuando decida levantarme del sofá, calzarme mis optimistas botas de montaña y cruzar la puerta.

Cartas acompañadas

Autoestimadas, el primer episodio del podcast de Acompañadas

Autoestimadas, el primer episodio del podcast de Acompañadas

Si me conoces un poco sabrás que soy una fan de podcast, mi newsletter, mis cartas, se inspiran muchísimo en los audios de esta nueva manera de hacer radio. También los audiolibros. Así que paso gran parte de mi día con auriculares puestos.

Igual que las cartas, mi idea de un podcast surgió de las conversaciones con amigas. Tengo la suerte de rodearme de mujeres tan interesantes que me encuentro muchas veces pensando «seguro que a alguien más le encantaría escuchar este diálogo».

Modern love, una semana fuera de casa

Modern love, una semana fuera de casa

Es domingo. La vida parece redonda, sentada en este sofá, con un café recién hecho solo para mí, una guitarrita inocua sonando como telón de fondo. Acabo de leer un texto en el New York Times sobre una mujer conviviendo con su madre durante la pandemia. Podría ser una historia de miles, pero la suya me conmovió. Y sé que puedo mirar el cielo, comprar manzanas y caminar por la arena cuando decida levantarme del sofá, calzarme mis optimistas botas de montaña y cruzar la puerta.

La radio junto al tendedero: Crónica de una fan de podcasts

La radio junto al tendedero: Crónica de una fan de podcasts

Cuando recuerde el diálogo de este programa de radio vendrá la imagen de un calcetín azul como un añadido de la frase que Guadalupe Nettel le dice a Hinde Pomeraniec a propósito de su libro “Hija única”: tenemos que encontrar nuevas configuraciones de la maternidad. Y estirando un pantalón húmedo para colocarlo sin arrugas en el tendedero, pensé en vos, Tere. Hace unos cuantos capítulos eras la entrevistada de ese mismo programa, me encantaría que pudiéramos sentarnos a charlar sobre esto: Qué significa que la escritura de las mujeres haya salido de los márgenes.

Me encantan las cartas y a estas las escribo para mis amigas. No son "newsletters" sino algo así como "old-letters"

¿Has sentido alguna vez el impulso de agarrar un martillo y destruir tu ordenador porque te pide una contraseña que no recuerdas y has entrado en un bucle infinito?

Algunas respondemos audios de whatsapp a todo volumen mientras viajamos en un tren atestado o, aún más peligrosas, mientras vamos de conductoras.

Otras sentimos remordimientos por poner a nuestros hijos durante horas frente a la tablet para acabar con la declaración trimestral y al final del día nos sentimos una porquería de madres y un horror de autónomas.

No tengo ninguna fórmula en diez pasos. Solo un intercambio con personas que pasan por estas y otras situaciones tan graves y superficiales, tan serias y ridículas que nos impulsan a pensar, a leer y a escribir.

No somos nativas sino sobrevivientes digitales.

Te invito a responderme cuando algún tema toque una tecla en tu interior. Estas líneas son la excusa para  un diálogo.

Dejarme tu email es fácil y gratis y, si mis cartas te hacen perder el tiempo, salirte de mi lista es aún más sencillo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies